Apertura 2014, la maldición vive aquí

Cargados de ilusión, comenzamos una nueva temporada. A pesar de que la mayoría de los rios bajan inpescables, sabemos que en al menos uno, tendremos alguna oportunidad.

jod1

Cuando llegamos el rio está  espectacular, claro y pescable. Las buenas capturas del pasado año, son un buen presagio para este, y las condiciones no pueden ser mejores. El día formidable, incluso vemos algo de mosca por el rio. Pero sabemos lo que suele ocurrir aquí, no han parado de venderse truchas este invierno, y aunque el agua debe defenderlo, conocemos la “maldición” del ciclo que lo aqueja: un primer año muerto, con algunos buenos peces muy repartidos, un segundo año con una buena freza  y algunas pequeñas truchas aquí y allá, un tercero bueno, un cuarto año con buenas y muchas capturas, entonces la información corre, y el quinto año lo limpian. Y el ciclo por suerte se repite, hasta que la “limpieza” sea total, pues nadie quiere poner fin a esto.

jod2

Rapartimos el rio, hay de sobra, en teoría estamos solos, a nadie le gusta venir aquí, mejor. Y empezamos a pescar. Y seguimos, y seguimos, y seguimos…. un toque?? le pregunto a Cristian que me acompaña y he visto como su linea hace un extraño, “una piedra”, me comenta.  Más arriba en el blando de una poza, la ninfa de abajo se engancha mientras se clava una trucha, se pierde, joderrrrr….

Salimos del rio, y más arriba, sorpresa, otro pescador con novia incluida, se nos ha echado delante, joer…. seguimos soltando tacos. Mas arriba  Rafa y Victor, van bolos, ni un toque han tenido. Cambiamos y seguimos un rato, vamos directos a uno de los mejores pozos del rio,  “… si no hay aquí, no hay en ningun lado”, pescamos la caida del agua que lo precede, y al asomarnos, un Cormorán sale del agua espantado, su put… madre!!! Subimos un poco  y encontramos alguna botella de lejía reciente, tambien los bichos de dos piernas han estado aquí. Decepcionados decidimos marcharnos, frustados y maldiciendo.

jod3

Cambiamos de rio, una pequeña zona libre, cargada de agua que apenas da para pescar unos pocos metros. Y en un rebufo, salvamos el bolo, no hay actividad, pero alguna hay, y la JMC Competition hace bien su trabajo.

jod4

más arriba otra preciosa trucha nos anima un poco, pero por dentro llevamos el amargo sabor de la impotencia ante el oscuro panorama que se le presenta a los rios en esta zona de Andalucía, cada vez que con todo el esfuerzo se recuperan y florecen.

Hijos de p… todos, los que las matan y comercian con ellas, los putos cormoranes que vienen  a un lugar que no es el suyo,  y  también  aquellos que permiten este expolio, cuando su obligación es proteger el medio y sus pobladores, todos lo son.

jod5

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario