Pescando con Pedro

Mientras nos zampábamos una buena parrillada serrana, no parábamos de hablar y hablar. Los de la mesa de al lado a veces desviaban la mirada intentando descifrar nuestra conversación, cuchicheando sin parar. Pedro, de espaldas, ajeno a ello, venga a hablar de la “ninfa”  y la chica más cercana a nosotros venga a poner cara de circunstancias. Supongo que pensando en el “par de viejos verdes” que tenía al lado. Salí del Restaurante con la intención de contarle a Pedro lo que pasaba, pero es sorprendente como se me bloquea el cerebro, cuando se pronuncian las palabras mágicas: vamos a pescar!!!

pedro4

Y nos fuimos, y disfrutamos.

pedro2

A pesar  del viento frío de la tarde, el rio fue generoso y nos regaló una buena jornada.

pedro3

No sacamos grandes truchas pero sí un buen carro de ellas, y muchas entre 26 y 32cm., salvajes y peleonas.

pedro1

Lo pasamos muy bien… no se le nota en la cara???!!! como para acordarme de los del bar, estaba yo   ;-) )

pedro5

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario